domingo, 12 de octubre de 2014

DRAGONES EN CALIFORNIA


Nunca ningún chino había delinquido o atacado a ciudadanos blancos de San Francisco. Y ahora, una banda de ellos, arma en mano exigía a todos los locales nocturnos de la ciudad, una enorme suma de dinero como protección, en nombre de un desconocido Gran Dragón.

Duncan Travis, capitán del famoso cuerpo llamado Comité de Vigilantes de San Francisco, fundado en 1851, en plena fiebre del oro, y reanudado en 1856 para reprimir la delincuencia en la ciudad, se ve impotente para acabar con la peligrosa secta de asesinos.

Ante el fracaso de Los Vigilantes, los propietarios de todos los garitos y cantinas de lujo se organizan y contratan a un hombre especial, único... Un hombre que, cuando es necesario juega sucio, pero efectivo. Se llama Duke Wilcox. Pero todo el mundo le conoce por "Dirty" Duke, precisamente por su costumbre de no jugar limpio cuando se encuentra ante gente sin honor ni conciencia.

Ese hombre tiene que venir, a San Francisco..., y terminar con el Gran Dragón y su banda de asesinos.

Una atípica novela del Oeste de Donald Curtis, con la originalidad de estar ambientada en el barrio chino de San Francisco, dotándola así de un ambiente oriental y misterioso que la diferencia de los clásicos argumentos propios del género.

A destacar la personalidad de "Dirty" Duke, el pistolero protagonista, que con su astucia y marrullerías se impone a los sicarios del Gran Dragón.

Valoración:
*****

Colección: DILIGENCIA - Número: 75
Autor texto: DONALD CURTIS (Juan Gallardo Muñoz)
Autor cubierta: PENALVA - S.I.
Editorial: ASTRI - Año edición: 1986
Género: OESTE
Formato: 15x10,5 cmts - Nº páginas: 96


Enlaces de referencia:
http://bolsilibrosblog.blogspot.com.es/search?q=donald+curtis
 

2 comentarios:

  1. Un prometedor argumento y un título a tener en cuenta. A Donald Curtis siempre le gustó mucho el tema de los personajes misteriosos y las sociedades más o menos secretas. Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Estoy de acuerdo, era especialista en crear ambientes y en mezclar géneros.

    ResponderEliminar